En 1997, como resultado de un concurso, fue designada secretaria adscripta de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, con la misión de cubrir las vacantes temporarias que se produjeren en el Gran Buenos Aires. En cumplimento de ello actuó en diecisiete juzgados, lo que le proporcionó una rica experiencia al observar la manera cómo se trabajaba en cada uno de ellos. Los titulares de esas reparticiones han reconocido la valiosa labor que ha cumplido. Ha recibido varias felicitaciones. (Junio de 2005).

 

Puede acceder en esta página a los siguientes artículos:

Distribución equitativa del trabajo